Innovación empresarial

Innovación empresarial – La necesidad de evolucionar

Innovación Empresarial o cómo evitar quedarse en el Status Quo para evolucionar

No cabe duda de que la sociedad ha cambiado mucho en estos últimos años. Internet y los móviles, que nos permiten acceder a cualquier información en cuestión de segundos, han revolucionado la forma de buscar, de comprar, o de recomendar.

El punto de venta está cambiando. Donde antes sólo existían 3 razones principales por las que optar por una tienda u otra (precio, ubicación, y recomendación de un amigo/familiar que hubiera comprado allí), hoy en día Internet nos permite comparar miles de opciones, comprar online, y recomendar (para bien o para mal) vía redes sociales con millones de personas.

A pesar de todos estos cambios, nos encontramos muchas empresas que siguen operando de la misma forma que lo hacían hace 10 años. Trasládate por un momento al 2006 y piensa cómo trabajabas entonces. En muchos casos la respuesta será similar a ésta: tenía un Nokia 3230 que sólo me permitía hacer llamadas y SMS (Nokia era líder absoluto de móvil, ni iPhone ni Android habían aparecido aún), hacía la contabilidad en papel, o bien con un Office 2003 en un ordenador de sobremesa desde mi despacho, y viajaba a visitar clientes puerta por puerta.

¿Practicas la innovación empresarial o sigues haciendo las mismas cosas que hacías hace 10 años?

Hoy en día, tenemos móviles de última generación y portátiles ultra-rápidos por precios muy asequibles (<300€), la Nube nos permite trabajar desde cualquier lugar y cualquier dispositivo, y tenemos vídeo-conferencias instantáneas.

Esta imagen del mismo lugar y acontecimiento (ambas fotos tomadas en la plaza del St Peter esperando el nombramiento del Papa), es un claro ejemplo de cómo la propagación de los móviles ha cambiado la sociedad en solo 8 años.

innovación tecnológica y empresarial

¿Por qué evolucionamos a nivel personal, pero nos cuesta tanto la innovación empresarial?

¿Por qué no aplicamos la innovación en nuestras empresas, mientras que sí las usamos en nuestro día a día fuera del trabajo? Mientras usamos la última tecnología en casa, muchas empresas siguen en el status quo de hace 10 años: usando el Office 2003, con un PC de sobremesa sin acceso al correo en su móvil o sin poder actualizar un informe mientras viajan, y visitando a cada cliente puerta por puerta.

Cualquier empresa puede innovar si se lo propone, independiente del tamaño o sector. No se trata de lanzar un nuevo producto revolucionario al mercado, sino de hacer las cosas de una forma distinta, de hacer algo que otros no han pensado o no han tenido el coraje de apostar. He aquí unos ejemplos.

Innovación empresarial

 

¿Sabéis cual es el principal enemigo de la innovación empresarial que tanto anhelan muchas empresas?

  • ¿Falta de presupuesto? No, pues las mayores innovaciones han venido de pequeños equipos con presupuestos reducidos probando algo distinto.
  • ¿Falta de talento? No, pues cualquier persona puede innovar en un área que realmente le apasiona, el problema muchas veces es que no les dejamos tiempo laboral en algo que ellos decidan.
  • ¿Falta de tiempo? No, pues el tiempo pasa volando cuando estás haciendo algo que te apasiona y que sabes que va a crear un impacto.

El mayor enemigo es el Status Quo, es decir, seguir haciendo lo que venimos haciendo siempre, porque es lo que conocemos, y no nos atrevemos a cambiar.

Sin embargo, la vida está llena de cambios que nosotros decidimos: cuando nos casamos, cuando tenemos hijos, cuando cambiamos de trabajo (cada vez más frecuente). ¿Por qué, si en nuestra vida personal nos atrevemos a acometer dichos cambios aún sin saber las consecuencias, no lo hacemos en el trabajo?

Los motivos que impiden la innovación tecnológica en las empresas.

Status quo empresarial

La realidad es que la sociedad ha cambiado y lo seguirá haciendo, y tenemos que adaptarnos a los nuevos tiempos y sacar provecho de la tecnología, ya que serán aquellas empresas que primero lo hagan quienes tendrán esa ventaja competitiva por encima del resto.

Mucha de esta labor caerá en manos de gerentes / managers, quienes tendrán que evitar caer en la fácil negación de seguir haciendo lo de siempre, para asumir un riesgo y apostar por una idea de uno de sus empleados, con el fin de evolucionar y cambiar el rumbo de la empresa.

Como menciona Jeffrey Baumgartner en este artículo, muchos mánagers tenderán a elegir pequeños cambios que no alteren a los empleados en lugar de una transformación que cambie el rumbo de la empresa.

Y es normal, pues es lo fácil y lo que conocemos, no altera a la gente y mantiene a todos en el mismo estado de ánimo. Pero es necesario mirar más allá, tanto en lo que ya nos ha llegado (como las redes sociales o las compras móviles), como a lo que está por venir (como la Inteligencia Artifical o la Realidad Virtual).

Os recomiendo leer este blog de Miguel Ángel para entender los pasos a seguir en una transformación empresarial, antes de acometer cualquier cambio disruptivo.

Todavía hay mucha gente, sobre todo en economías como la española, que piensan aquello de “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” para aferrarse a un trabajo que no les gusta o motiva, o unas decisiones que saben que satisfacerán (o dejarán indiferentes) a sus jefes, sin realmente arriesgar por algo en lo que realmente creen.

Yo soy más partidario de este eslógan “No te arrepientas de lo que has hecho, sino de lo que has dejado de hacer”. Porque la vida, tanto a nivel personal como profesional, pasa más deprisa de lo que uno piensa.

Mi recomendación: párate, reflexiona, y piensa hacia dónde vas y si es la dirección que realmente quieres para tu futuro. Y si no es así, ni lo sigue siendo durante varios días, entonces toma el volante y cambia dicho rumbo, como bien explica Steve Jobs en este speech en Stanford, con el que acabo este blog y os recomiendo ver como fuente de inspiración.

¿Y tú en qué tipo de empresas confiarías: las que apuestan por la innovación empresarial o por el mantenimiento del status quo?

1 comentario

Dejar una Respuesta